Llámanos(81) 1352.6689 - 91
Christus Muguerza SurMonterrey, N.L.

Alma Rosa Aguirre Cabrera mi operación fue hace 1 año y 2 meses de Manga Gástrica en Monterrey N.L.

Todo comenzó desde el 2006 cuando me descubrieron una enfermedad llamada Síndrome Metabólico Hormonal y pesaba 138 kilos empecé a tener tratamientos con médicos endocrinólogos y ginecólogos con los cuales a lo largo de dos años y medio logre bajar 20 kilos pero después empecé a recuperar unos cuantos.

La decisión de operarme fue tomada debido a que un día estando en pleno reposo empecé a sentir un dolor muy fuerte en el pecho del lado izquierdo y al dificultárseme respirar fui llevada al hospital en el cual mis doctores dijeron que era una taquicardia causada por el medicamento que estaba llevando en el tratamiento y que mi organismo ya no lo aceptaba y a partir de ese día yo iba a subir y subir de peso incluso mucho mas de los kilos que tenia antes (138) y que en pocos meses iba a presentar todas las enfermedades causadas por la obesidad como lo son el colesterol, diabetes, hipertensión etc.

En ese tiempo yo tenia 22 años y fue una noticia muy impactante para mi que me dijeran que a esta edad iba a aparentar tener mas años que mis papás, que mi vida iba a ser encerrada dentro de la casa, que no me iba a poder subir a un avión, yo me veía inmensa muy obesa y llena de enfermedades y llegué a pensar que con tantas enfermedades no iba ni siquiera a llegar a los 25 años.

Fue un golpe muy duro para mi y mi familia yo lo note en mis papas en sus caras se veían muy preocupados y empezamos a buscar soluciones pues los doctores me dijeron que la única solución era una operación de reducción de estomago, pero ellos no me especificaron cual; fuimos con un doctor el cual me dijo una serie de cosas muy traumantes, me dijo k me iba a dejar el estomago del tamaño de la uña del  dedo chiquito de la mano, que se me iba a caer mi cabello y que no iba a poder comer un  taco hasta después de un año y medio y que esa era la solución.

Obviamente salimos asustados de ese consultorio pero yo pensé o es eso o me muero de gorda? Así que yo estaba dispuesta ha realizarme esa operación pero mis papas hablaron conmigo y me dijeron que íbamos a seguir buscando opciones que por que tenia que haber alguna otra cosa mas aunque estuviera en otro lugar en otro país peor que la solución que el nos daba no era vida.

Pero llegamos con mi ginecólogo y el me recomendó a ir con la nutrióloga y cuando llegamos resulto ser el grupo de cirugías de la obesidad y la Lic. Paola pues me dio una dieta pero fue muy sincera conmigo y me presento las opciones de cirugías y algunas fotos de gente ya operada, mi mama y yo quedamos muy contentas y regresamos a platicar con el Dr. Ramiro el cual nos explico cada una de las intervenciones y me dijo cual era la adecuada para mi.

En ese momento me alegre mucho porque sabia que mi vida iba a cambiar pero a cambiar radicalmente para bien, esto no era parecido en lo mas mínimo de lo que me había comentado el otro doctor, aquí yo iba a tener mi vida normal, mi cuerpo y mi salud iba a mejorar, mi vida iba a ser mejor y por esto y muchas cosas mas no dudamos ni un momento en aceptar operarme, digo dudamos porque mi papá era el que mas miedo tenia, pero la manera en que el Dr. y todos los miembros del grupo te tratan y te explican te da una gran seguridad y confianza.

Cuando decidí operarme comencé a recibir el apoyo psicológico que es muy importante pues yo pensaba que no tenían ninguna trauma o algo parecido porque siempre fui muy amiguera y alegre, pero era como una barrera pues típico que siempre eres el gordito simpático del grupo o de la fiesta y siempre estas feliz con todos pero que pasa cuando llegas a tu casa y estas solo en tu recamara, yo siempre me daba cuenta que las personas te ven diferente, siempre quería vestirme como mis amigas o tener ropa moderna, no te dejan entrar a los antros tan fácilmente, se burlan de ti, es duro darse cuenta como es la sociedad y que no la vamos a cambiar, sabemos que tenemos poca aceptación incluso en los trabajos y mas que nada con las personas del sexo opuesto. Y yo si era feliz pero no completamente feliz, siempre había esa realidad que dolía y mucho. Pues desde pequeña viví con obesidad porque empecé a ganar peso desde los 5 o 6 años y lo normal que dice la gente es que bonita niña tan sana y gordita pero no saben lo que en realidad es la obesidad la obesidad es una enfermedad y por tanto debe de tratarse como tal.

Al realizarme la operación yo me sentí muy bien muy segura y feliz, luego me anestesiaron y solo recuerdo ya cuando desperté ya habían terminado la operación, al salir no sentí nada ni dolores ni molestias, cabe recalcar que cada organismo es diferente, después estaba en la sala de recuperación pero yo como me sentía muy bien ya me quería ir a mi cuarto y estar con mi familia y llegue muy bien, bien contenta y platicando ya después si me dormí un rato; yo no batalle nada, ni para aceptar los líquidos que son el primer alimento que puedes ingerir y hasta el día de hoy no he tenido dolor nunca.

Al día siguiente yo me bañe y camine sola y ya andaba como si nada ya me quería ir al cine y todo pero me daba pena porque te dejan unos drenes y se veían por debajo de la blusa nada mas por eso no iba.

El primer mes es cuando mas baje de peso pues desde antes de la cirugía comienzas una dieta liquida y después de la cirugía también y progresivamente vas comiendo cosas mas sólidas.

Todo esto tiene que ir acompañado de ejercicio y de la ayuda psicológica porque no solo es una cirugía es un cambio total de vida y es una vida nueva ahora soy una persona diferente pero para bien soy una persona mas feliz y mas segura.

El tip es seguir todo lo que te recomiendan al pie de la letra para poder ver resultados lo mas pronto posible, y aprender a comer, que no lo veamos como una dieta sino simplemente una manera nueva de alimentarte.

Ahora puedo comer casi todo bueno es como una dieta normal que no debes de comer pasteles papitas y cosas de esas, pero si me e chiflado y si he comido de todo pero en cantidades muy pequeñas.

Mi vida el día de hoy es completamente diferente ahora si soy 100% feliz llego a mi recamara y sigo feliz soy una persona diferente me siento bien conmigo me quiero mas, me acepto y las personas te aceptan con mas facilidad, ahora salgo mas seguido pues estoy mas segura de mi, me siento capaz de muchísimas cosas y al estar bien contigo mismo las cosas vienen solas, las oportunidades de trabajo, las invitaciones a salir, nuevos amigos y mas amor departe de todos pues antes la obesidad resultaba una barrera para demostrar realmente quien era yo y hoy todo es diferente mis amigos y mi familia me dicen que me ven diferente pero no solo físicamente si no que soy una Alma diferente en todos los sentidos.

Hoy no tengo mas que agradecerle a Dios por ayudarme a superar esta adversidad y poner a las personas adecuadas en mi camino como lo son todos los que conforman el grupo de cirugías de obesidad y el Dr. Ramiro, y a mi familia por arriesgarnos y estar conmigo siempre y demostrarme su amor y compañía.

Diseñado por Once13 estudio © 2018. Todos los derechos reservados